Shopping Cart

El fin del sueño, la toma de la COBRESAL por los militares

Rene Cerda
Rene Cerda
Historiador Potrerillano-Salvadoreño

El fin del sueño, la toma de la COBRESAL por los militares

El día del golpe existe gran confusión en la población, mientras algunos escapan de los minerales, otros se mantienen en ellos con el afán de defender al gobierno. La mayoría de los dirigentes para ese momento se encontraban en Santiago preparando un nuevo pliego de peticiones, sin embargo en El Salvador se encontraba Benito Tapia Tapia, quien junto a otros trabajadores llega hasta la localidad de Pueblo Hundido con el fin de ir hacia el sur. La convicción de Benito, nos señala Amador Ahumada, lo llevó a devolverse y fue detenido el 17 de septiembre cuando se encontraba escondido en la Finca[1]. Por otro lado el 14 del mismo mes fue detenido el Gerente Ricardo García y al día siguiente Maguindo Castillo a quien se le sindicó como cabecilla del “Plan Z” en la zona[2]

Los tres detenidos fueron enviados a Copiapó, al mismo tiempo que los dirigentes Amador Ahumada y Bernardo Pinto retornaban de Santiago con la orden de Codelco de reanudar las faenas, no sin tener problemas para retornar a El Salvador, donde luego de 5 días de paralización los dirigentes acuerdan con los trabajadores volver a trabajar. No existieron más acciones de resistencia por parte de los trabajadores y aproximadamente a los diez días llegaron los militares en grandes cantidades a tomar el control del CMI, con nuevas jefaturas en su mayoría uniformados.

Durante el mes de octubre se registrará el paso de la “Caravana de la Muerte”, la cual ejecutará durante la madrugada del 18 de octubre en Copiapó a Ricardo García Posada, Benito Tapia Tapia y Maguindo Castillo Andrade. Cuyos cuerpos fueron enterrados en el cementerio de Copiapó, tal como nos señala Bernardo Pinto, quien los visitó en reiteradas ocasiones en su detención en la misma ciudad  y quien fuera el último en verlos con vida. Además, don Bernardo fue la única persona que los vio luego de fusilados, al sobornar al panteonero del cementerio, sin embargo cuando los cuerpos fueron buscados en el lugar de la fosa común luego del fin de la dictadura, estos no se encontraban, por lo cual los tres trabajadores del cobre figuran dentro de la lista de Detenidos Desaparecidos[3].

Fotografía de Andino, en ella aparece parte de la comitiva que llegó a Potrerillos en el helicóptero Puma
(Andino, Potrerillos, 20 de octubre 1973, 1)

Durante el mismo día de la ejecución el helicóptero Puma de la Caravana de la Muerte emprendió viaje a El Salvador en primera instancia, donde se allanaron los hogares de los tres ejecutados, para luego emprender vuelo a Potrerillos donde aterrizó en la cancha de los «peques»[4]. Entre los militares que fueron a los campamentos cupríferos se encontraba el Teniente Coronel Sergio Arredondo González, quien ante la ausencia de Sergio Arellano Stark, hacía de jefe de la misión, el Capitán Emilio Robert de la Mahotiere González, que hizo de piloto en el recorrido por el norte, el Capitán Luis Felipe Polanco Gallardo copiloto de la misión, el Teniente Gastón García y un Suboficial. Luego de estar durante una hora en Potrerillos y de que Sergio Arredondo se reuniera con el Jefe de Plaza, Mayor de Carabineros Luis Alarcón, emprendieron viaje nuevamente hacia Copiapó[5].

Fotografía de Andino, en ella el helicóptero Puma en su visita a Potrerillos
(Andino, Potrerillos, 20 de octubre 1973, 1)

Para fines de 1974 se detendrá a Bernardo Pinto, uno de los dirigentes con mayor participación en el proceso que caía, y luego de reiteradas torturas fue liberado y enviado al exilio. Mientras que el resto de la dirigencia sindical de todos los campamentos fue detenida recién en 1975 y al igual que Bernardo Pinto fueron torturados y detenidos por varios días, siendo finalmente relegados a Caldera durante dos meses para luego retornar a sus respectivos campamentos y ser despedidos[6].

De esta forma cayó todo el proceso de nacionalización que se había levantado desde 1971 hasta 1973 y por el cual se había luchado durante 20 largos años. Si bien los minerales siguieron perteneciendo al Estado el cual en 1976 los agrupo en la Corporación del Cobre de Chile (CODELCO), estos perdieron todo el aspecto social que se había logrado luego de que los minerales dejaran de ser administrados por los norteamericanos, tales como participación, trabajos voluntarios, etc., entrando en un repliegue de parte de los trabajadores que finalizará en 1978 con las primeras manifestaciones de parte los mineros contra el régimen, con los viandazos y luego en la década de 1980 con las primeras huelgas y convocatorias a jornadas de protesta nacional.

[1] Lugar que pertenecía a la compañía y se encontraba en los alrededores de Pueblo Hundido.

[2] Entrevista con Amador Ahumada Sapiain.

[3] Entrevista con Bernardo Pinto Pinto.

[4] Entrevista con Amador Ahumada Sapiain.

[5] Andino, Potrerillos, 20 de octubre 1973, 1.

[6] Entrevista con Amador Ahumada Sapiain; Entrevista con Bernardo Pinto Pinto.

Comparte este Artículo

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

– leer más –

Artículos Relacionados

Ricardo Ponce Castillo

Comienza este escrito con un verso de Ricardo Ponce Castillo, porque hablar de él es hablar de poesía y letras inspiradas en el desierto, al igual que Andrés Sabella lo hizo con el norte grande. Nació en 1953, en Coquimbo, en el seno de una familia numerosa, el noveno hijo de Juana y Bartolo.

Jaime Cortés Bugueño

Jaime Cortés Bugueño El Manicero “¡Maní, maní, tostado y confitado el maní!” Muchos han escuchado este pregón entre las calles de El Salvador. Con frecuencia

Desfile Homenaje a las Glorias Navales

Desfile Homenaje a las Glorias Navales Esta mañana se realizó el Desfile Homenaje a las Glorias Navales, actividad organizada por la Fundación Educacional El Salvador